El guerrero, el maestro y la taza de té.

Un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.

Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.

Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.

Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.

Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.

El maestro le responde con tranquilidad "Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?

Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó: "A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada"

* Este cuento es similar al del "Maestro Zen y la taza de té". Los prejuicios, ideas preconcebidas, opiniones erróneas hacen que muchas veces no aprendamos sobre nuevas experiencias de la vida. Sobre nuevas lecciones que nos harán crecer como persona.

Si tienes que aprender, ves dispuesto a escuchar, ver y oir, todo lo que se te presenta. No mantengas un diálogo interno contigo mismo aunque sea del tema que estas aprendiendo. Simplemente estate receptivo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola, actualmente estoy trabajando en un blog de investigación sobre la salud energética... Esto me lleva mucho tiempo e intentaré contestar todos los comentarios lo más rápido posible, agradecería que el esfuerzo que aplico en contestar los comentarios se recompensara dando a "me gusta" o a "compartir" en uno de los siguientes enlaces.
Curaciónenergética.blog
Curaciónenergética.facebook

Gracias!