EL RITUAL DEL GATO

Cuando el profesor espiritual y sus discípulos comenzaron su meditación de la tarde, el gato que vivía en el monasterio hizo tal ruido que los distrajo.

Así que el profesor ordenó que el gato estuviera amarrado durante la práctica de la tarde.

Años más tarde, cuando el profesor murió, el gato continuó siendo atado durante la sesión de meditación. Y cuando, a la larga, el gato murió, otro gato fue traído al monasterio y amarrado.

Siglos más tarde, eruditos descendientes del profesor espiritual escribieron doctos tratados sobre la significación religiosa de atar un gato para la práctica de la meditación.

* En este cuento se muestra hasta que punto llega la estupidez humana. Siempre debéis pensar por vosotros mismos, nunca os deis por vencidos y deis como acertadas las opiniones de otros aunque sea el más sabio de todos los hombres o las respalden las tradiciones más antiguas del mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario