Mostrando entradas con la etiqueta Las huellas del maestro.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Las huellas del maestro.. Mostrar todas las entradas

Las huellas del maestro.



Un renombrado erudito con fama de perspicaz paró al pie del camino en una posada. Al observar unas huellas en la nieve reflexionó así ante el posadero:

“He aquí las huellas de un hombre profundo y valeroso; están en medio del camino y avanzan con rectitud, la hondura de sus huellas denotan el peso de su ciencia y su dignidad. A su lado veo las huellas de los discípulos que le siguen; todos le rodean mientras anda y escuchan sus palabras, no hay tanta hondura en sus huellas pero si perseveran con este maestro alcanzarán el conocimiento. Allí, por último, y al borde del camino, apenas se distinguen las huellas erráticas de un niño, un sólo soplo de aire las ocultará.”

Al escuchar estas palabras el posadero riendo dijo: “Señor, a pesar de su error tras sus palabras se oculta una honda verdad. Las huellas más profundas son las de un reo condenado, el peso de sus grillos hacen profundas sus huellas y firmes sus pasos; las huellas que están a su alrededor son las de los guardianes que lo escoltaban hacia su prisión, guardianes y preso seguían, en verdad, un mismo camino. Las huellas más leves no son las de un niño sino las de un sabio que sin ningún peso erraba por este camino sonriendo y casi desnudo"

* Un ejemplo más de que vemos el mundo como queremos o como no queremos. Hay que darse cuenta de que el mundo es como es, y clasificarlo y medirlo es empequeñecerlo.
Por otra parte, nos muestra que el quien es verdaderamente sabio, deja el conocimiento libresco, el de las ideas a un lado para poder disfrutar más de la vida.