La primera lágrima.

Tras ser expulsados Adán y Eva del Jardín del Edén, Dios vio su arrepentimiento. Y les dijo:
- ¡Pobres hijos míos! Os he castigado por vuestra falta y os he expulsado del Jardín del Edén, donde habríais vivido felices y sin preocupaciones. Ahora vais a conocer un mundo lleno de dolor y de dificultades. Sin embargo, quiero que sepáis que mi amor hacia vosotros jamás desaparecerá. Por eso he decidido regalaros esta perla inestimable de mi tesoro celestial. Mirad: es una lágrima. Cada vez que la aflicción os invada, cada vez que sintáis el corazón oprimido y el alma presa de la angustia, esa minúscula lágrima os subirá a los ojos, y vuestra pesada carga se verá así aligerada.
Tales palabras llenaron de tristeza a Adán y Eva. Entonces las lágrimas les subieron a los ojos, e inmediatamente resbalaron por sus mejillas y cayeron al suelo.
Fueron esas lágrimas las primeras que regaron la tierra. Adán y Eva las trasmitieron como preciada herencia a sus hijos.

*Muchas veces se nos tilda de débiles, demasiado sensibles u otras cosas cuando hemos llorado. Pero no hay que avergonzarse de llorar. Después de llorar uno se siente mejor, descarga la tensión y es capaz de ver sus problemas desde otro punto de vista. Si necesitas llorar, llora.

Extracto del libro "Cuentos del pueblo judío" ed. Sígueme.

El cazador y el maestro zen.

Un estudiante de artes marciales se acercó a su profesor con una pregunta. “Quisiera mejorar mi conocimiento de las artes marciales. Además de aprender de usted, quisiera estudiar con otro profesor, para aprender otro estilo. ¿Qué piensa usted de esta idea?”.

“El cazador que persigue dos conejos”, contestó el profesor, “no atrapa ninguno”.


*La mente es muy exigente, y si le damos rienda suelta, puede ser demasiado avariciosa. ¿Cómo vamos a profundizar en algo si estamos pensando en otra cosa? Cuando hacemos algo debemos centrarnos en lo que hacemos. Muchas veces sucede que mientras vivimos una vida, queremos otra, y no es que eso sea malo de por sí, lo que pasa cuando se consigue es que vivimos ansiosos o tristes porque añoramos la que teníamos.

Vive y no pienses en vivir.