EL MURO

Dicen que una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores de la que él se encontraba. Con tal desesperación elevó una plegaria a Dios de la siguiente manera: 

"Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada para que no entren a matarme". En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que él se encontraba, y vio que apareció una arañita. La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada. El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez más angustiado: 

"Señor, te pedí ángeles, no una araña." Y continuó: "Señor, por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme". Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observo a la arañita tejiendo la telaraña. Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se encontraba el hombre y éste quedó esperando su muerte. Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva en la que se encontraba el hombre ya la arañita había tapado toda la entrada, entonces se escucho esta conversación: 

Primer hombre: "Vamos, entremos a esta cueva." Segundo hombre: "No. ¿No ves que hasta hay telarañas?, nadie ha entrado en ésta." 

* De este cuento sacamos una gran enseñanza. Muchas veces, a lo largo de la vida, vamos creciendo y vamos tapando nuestro mundo con murallas de valores, de juicio, ideas, experiencias, y cuando nos damos cuenta, estamos en un lugar estrecho y que nos axfisia. Pero como lo hemos hecho nosotros, no sabemos como deshacer el muro que nos tiene presos. Es hora pues de plantearse si de verdad esos muros son reales, si algunas paredes son necesarias, si podemos sentirnos bien sin el inquietante deseo de sentirnos seguros. Ya que quizá, lo único seguro en esta vida es que no hay nada seguro... 

UBUNTU, YO SOY PORQUE NOSOTROS SOMOS.



Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu Africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.

Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio.
Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: UBUNTU, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?

UBUNTU, en la cultura Xhosa significa: Yo soy porque nosotros somos.

* A veces, los cuentos más cortos, son los mejores, los que llegan hasta el interior. En el mundo en que vivimos, observamos como nos animan a ser egoístas. Consume y se feliz, compre ropa de esta marca y serás mejor, aparenta más que los demás para tener tu falsa ilusión de felicidad.
Hay famosos que, cuando consiguen serlo, entran en una profunda depresión, otros simplemente en un vacío que vemos en ocasiones, llenan de forma compulsivas. Esto se debe a que se separan de todos, viven su mundo y con un Ego enorme. Y no se han dado cuenta que la verdadera felicidad no se consigue de forma aislada, sino con la felicidad de todos, y de todo lo que te rodea.